Traductor/Translate

lunes, 5 de noviembre de 2012

Ausencia


Siento náuseas. Siento el hastío de un sufrimiento sujeto a una ingravidez que obstruye mi alma. El reflejo de la espada atravesando lentamente el corazón. El grito y el llanto ahogados en sangre. Demonios que se confunden entre pétalos de rosa y plumas color marfil. 

Veo sátiros envueltos en palabras hermosas, dulces y pueriles. Sátiros que desgarran con sus uñas las telas y sueños de aquéllos a quiénes van a arrancarle lo que más aman. Aquéllo que es sólo propio. Aquéllo que no se merecen poseer...

Huelo el sudor de la muerte resbalando lentamente por mi espalda. Sellando en penumbra las yagas de una virtud despreciada. Ungiendo en hediondo aroma la dulce esperanza que, amarrada a mi vientre, implora un resquicio de libertad, una salida, sólo un segundo de luz...

Pruebo la miel de una mentira bien hecha. Sabe a gloria. Las mayores delicias esconden verdaderas pesadillas. Las mejores mentiras se confunden en escenarios bien definidos, con paisajes hermosos y gente feliz y debajo.. debajo de esas sonrisas, de esos colores pastel, debajo... debajo hay gusanos retorciéndose entre la lujuria que tú y yo nunca tendremos. Si callas podrás oírlos comer, si callas oirás el crujir de los huesos, el desgarro de la carne... Escucharás la canción del festín, del fétido cadáver, de aquéllo que más odias y persigues como un loco. De aquéllo que no te deja dormir.

Oigo pasos que se acercan por el callejón de los muertos. Ese último recorrido que no conoce compasión. Oigo ese pensamiento que aprisiona la mente y aprieta con fuerza. Oigo esa pena que nubla los ojos y ahoga el amor... Ha llegado el sentimiento de abandono. De pura ausencia de uno mismo y del otro. Ha llegado ataviado con bolsas y harapos, no tiene intención de huir. Ha llegado junto a unos lobos que traen en sus fauces un reclamo y una canción olvidada...

Y mientras la mentira se agolpa en los cristales y el agua afea mi espectro. Poco a poco el vaho va tomando la forma de una inquietud extraña y las palabras retumban a las puertas de unos labios que sellé cuando tú te marchaste. 



Imagen: Juan Yanes

6 comentarios:

Verónica C. dijo...

A veces hay que nutrirse de los cadáveres para poder apreciar el fresco sabor del presente y así poder alimentar las células que somos con la claridad del hoy.
Incluso la noche temida, esa que es Oscura del Alma, recuerda que tiene ya en si misma la semilla de la fuerza que te hará libre, porque ya lleva la promesa de luz.

Mentiras.
¿Y quien no miente? Y si se hace dulce o amargamente dulce, sea.

Recorre el callejón de los muertos sin miedo, te espero al fondo :)

Besos

Megapili dijo...

Así que eras tú la que caminabas tras de mí ¿¿¿no, golfa??? jummmmm Menudo susto me has dao! xDD

Desayunar meñiques de cadáveres mmmm qué delicia! Puede que antes de que acabe el año vaya a por esa botella de oporto añejo (crucemos los dedos)

Besitos negralll xD

MOIRA dijo...

Maravilloso...
si callas oirás el crujir de los huesos, el desgarro de la carne..
Me encanta !!!

Verónica C. dijo...

Acabo de leer tu respuesta a mi comentario.
Bueno, dedos meñiques no te daré para desayunar, pero acaba el año.
Ya sabes que aquí tienes tu casa.

Besos

Megapili dijo...

Moira sabes de sobra que me encanta tenerte cerca. Un beso.

Oram dijo...

gigante.. me gusta mucho lo que sentis.. con cada sentir con cada palabra...