Traductor/Translate

domingo, 24 de mayo de 2009

Fragmentos del desamor


Encargándose de manejar los vientos, tomó las cuerdas y levantó el Castillo de Soles sobre los confines del mundo. Apagado, como la llama pobre que levita pidiendo auxilio; derramó, no sin quererlo, la copa de sangre junto al último aliento de los dioses y se arrodilló, como esperando al verdugo, para desprenderse del gran agujero de su alma.

2 comentarios:

anuskape dijo...

Los dioses.. cuanto tiempo :)

Megapili dijo...

Ey siiiiiiii, como tas? espero q hayas actualizado goooolllfaaaa!!!!! muajajajajaja