Traductor/Translate

lunes, 15 de diciembre de 2008


Enmascarada la sombra, despojos de mí doblan el sudario que cubrió mis órganos templados, apartados de mi sangre tibia, arrancados del sarcófago de mi cuerpo firme, sereno, con aquél rostro de paz como vigía de sueños... A mi alrededor, la luz tenue vela mis lágrimas, a parte, la oscuridad hace de refugio a mi soledad. Desconozco qué mueve el mundo, como también desconozco lo que mueve todos y cada uno de los mundos que, durante tanto tiempo, me han rodeado. Ni siquiera llegan ya a mí las perturbaciones del lago, aquellas ondas que llenan de significado nuestras vidas desde el mismo momento en que nacemos... Quizás porque esté bajo tierra... Quizás porque nadie sabe dónde me encuentro... Porque nadie vela mi cuerpo que avanza sobre las espinas sin quejarse, porque mis ojos vacíos de fuerzas se cristalizan con los "buenos días" de quienes me ven pasar... Porque mi sudario doblado relata el cansancio de mis batallas perdidas... Porque camino con una brújula rota que nunca podrá guiarme hacia el sentido de mi existencia... Porque estoy cansada de hundir mis rodillas en el barro mientras la lluvia que cae en mi pelo apenas me deja respirar... Porque, a pesar del dramatismo de mis palabras no hay fin que me detenga... Porque vagaré como un fantasma cuando mis pies también los hayan cortado por los tobillos, porque no moriré en mi propia tristeza sin derramar toda mi sangre por un instante de felicidad... Hoy es en definitiva, sólo un escalón difícil de saltar.

1 comentario:

Ananda Nilayan dijo...

Sólo un escalón difícil de saltar... muy cierto. Animo.