Traductor/Translate

martes, 27 de febrero de 2007


Animaos amigos a leer una historia un poco menos adrable que este pingüino-pollo. ¿No os ha pasado nunca que, por un cruce de cables o por un simple pasotismo, habéis ido a parar con un pingüino-pollo en la cama? Pues eso mismo me pasó a mí y aquí va la historia:

Ayer tarde fui secuestrada por las greñas de la Nancy y acabé en el licoreto de Pedro Antonio, supongo que todos lo conocéis, para los que no (Josan, Dani, borrachos pobres), diré que es una tienda a la que la que los miembros de la sociedad alcohólica han de pasar de largo con los ojos vendados. Pues bien, allí estaba yo con ella comprando una botella que jamás bebería y que no iba destinada a mí (ay! piratona con el camarero!!! luego dices...). Estaba ella a punto de pagar cuando de repente, se abrió la puerta con un clin-clin-clin de un aparatejo de esos que se ponen pa "no" llamar la atención (menuda mala leche se gasta el dueño), levanto la vista y ahí está el pingüino-pollo. De repente me encuentro rodeá de alcohol y con la sabiduría de pensar que con sólo la cuarta parte hubiera bastado para no verle, o verle doble pero sobre todo pa olvidarlo!!!

Bueno, bueno, ahora llega lo irremediable: momento discoteca. Te pones a sufrir flases, uno tras otro, de lo que hicísteis aquella noche, a medida que se acerca a ti para saludarte. Bueno, lo mejor del pingüino-pollo es precisamente eso, que es un pingüino-pollo. ¿Y qué quiero decir yo con eso? A ver gente, mirad el dibujo, ¡¡¡¡es de todo menos sexual!!!! Pues así es el muchacho, un niño que na más sirve pa espachurrar como a un peluche, asíq ue imaginais mi "noche loca" con él: desastrosa.

A ver, aquí llegamos a clasificar en cierto modo, el estilo de la táctica masculina. Hay tíos que son como el Capitán Garfio, que no es que tengan un dedo punteagudo, frío y horribemente doloroso si no que creen que con tener buenas manos es suficiente y ¡no! Luego están los intelectuales, esos que una vez al año ponen a hacer ejercicio a su única neurona y decien un día que se levantan leer la Cosmopólitan para descubrir las zonas erógenas de la mujer (nota para mi único ex: Víctor, los codos son zonas erógenas de la mujer, en eso estamos de acuerdo, pero por el reverso, no por el hueso! Son erógenas cuando las acarias haciendo cosquillitas, cuando se besan o cuando se muerden o lamen como depretador hambriento NO cuando el hueso es tomado como una ubre de vaca o como un botón de la tele que no enciende!!!!!! TOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOONNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNNTO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!).

Seguimos, hay otros que piensan que nosotras somos una mezcla entre harina, aceite, levadura y sal. Son los denominados "panaderos" porque se pasan el rato amasando y dando forma, amasando y dando forma, amasando y dando forma...

Así que hay veces en las que la mujer piensa que sólo le quedan dos opciones, el bollerismo y la fábrica de chocolate o el motor, las pilas y el látex. Claro que luego está el ser humano macho denominado "Gandalf caío en un sharco de lejía". Ése que sin proponérselo te hace ver las estrellas, los agujeros negros, las nevulosas... y que te recuerda en mitad de un universo paralelo y desconocido, aquél lugar al que antes solías ir y piensas "Marte??? Marte es un planeta enano!!!!! o un asteroide????" Marte ha pasado a la história y tú sólo recuerdas el maravilloso programa que te ayudaba a dormir la siesta en los veranos: "Saber y ganar". Con sus preguntas y sus respuestas y su "deletréame esta palabra" y... ¡¡¡¡cómo te gusta deletrear en ese momento!!!! Te pasas las horas entre vocales y consonantes y vuelves a tener fe en el género masculino y sus proezas.

Claro, que esto sólo pasa como con los eclipses, una vez cada ofuuuuuuuuuuuuuuuuu o máh! Y caro, va a ser que el pingüino-pollo no era un dichoso de estos. El pingüino-pollo era un peluche, cuya única función es abrazar y ser abrazado. En el momento en que quiso algo más lo rechacé peeeeeeero, vueltas de la vida, al final dije que vale. Eso sí, en el momento en que vi que la partida de pócker era ni más ni menos que un solitario y que yo tenía la misma sensibilidad en todo el cuerpo que una muñeca inchable ¡¡¡¡a dormir se ha dicho!!! Y es que a mí no me llegues con chuminás campestres ni con egoísmos penerales que te mando al sofá!

Chicas el sexo es, como diría Joey en Friends, un dar y recibir y aquellos que tanto dan y reciben, abarcan y tienen, son felices. Así que no deis si no esperáis nada a cambio!

Besotes.

yo.

1 comentario:

meltice dijo...

Seguimo er rahtro a olo a tacahnina que melleva hatar dorito kemao en chaparron dorao pa llá pal oehte
san llevao a mariCrihma y ar Magopipin shus colega shur mano!


no pue ser, onde tah metio mamon?
nooooohhh, me caio en un shaaarco de lejia