Traductor/Translate

martes, 22 de septiembre de 2009

El lenguaje de las aves


Temprano, como era costumbre, ella salía sola con uno de sus disfraces de sueños. Calzaba las sandalias más finas, aun siendo invierno y siempre llevaba los hombros al descubierto porque, según decía, le permitía expandir sus alas y dejar tierra firme allá dónde los otros caían de rodillas ante sus miedos.

Ella no quería caer y volaba cada vez más alto. Se enfrentaba al frío y a la tempestad, a la desorientación de intentar vislumbrar el mundo a través de las nubes.

Así fue cómo aprendió de los vientos y de las corrientes de aire. Cuándo era bueno abrir las alas y volar y cuándo convenía tapar sus hombros y calzar botas, adormeciendo sus sueños entre los disfraces que esconde en el fondo del armario.

Así fue cómo empezó a escuchar y transmitir el lenguaje de las aves de la misma manera, con la que ellas le habían acariciado y alimentado el corazón y supo de su sabiduría bondadosa y ella quiso también, ser sabia y bondadosa.

Se armó de valor cuando el huracán se descubrió ante sus ojos. Aunque dudosa, entregó sus alas al viento y se enfrentó a su ojo. Pudo marcharse, pero no quería abandonar sus sueños ni seguir encerrándolos en disfraces ocultos en el fondo de un armario. No quería perder nada de lo que aún estaba por conseguir. Sabía que si decía "no" ahora, no habría una segunda oportunidad y si sus alas, su don más preciado, tenían que caer en ese huracán maldito, que así fuera, porque a cambio, su conciencia la dejaría soñar sin culpabilidad.

Ella sólo quería ser libre y útil. Aprender de lo celeste para enseñar a aquéllos que caían de rodillas ante sus miedos, llorando, empequeñeciendo... Ella sólo quería aprender para enseñar el lenguaje de las aves y que su comprensión, acariciara y cuidara los corazones de las personas. Ella quería tener algo más de unas alas y unos cuantos disfraces. Quería no tener que usarlos nunca, porque eso demostraría que el cielo es para todos y que todos, podemos ser sabios y comprender de la bondad del lenguaje de las aves.

6 comentarios:

Ananda Nilayan dijo...

Tarde o temprano descubrimos que todos hablamos el mismo idioma (aunque sean trinos de pájaros) y nos damos cuenta de que cuando nos pica la espalda es porque las alas invisibles tienen necesidad de desplegarse y echar un vuelecito. Muaks

Megapili dijo...

Muchas gracias, Ananda.

Mike dijo...

Dentro de todos nosotros hay un ave dispuesta a desplegar sus alas... Ya acaricias nuestros corazones con tus escritos, quien sabe si algún día lo hagas desde las alturas...

Megapili dijo...

Jop, Mikeeee ¡¡¡por dioooohhh!!! nu me digas esas cosas q me pones colorá! xDD

Nuria dijo...

Llevo tiempo intentando contestar el mensaje, pero no se me ocurre nada bueno, al nivel. Será que me siento como un avestruz, incapaz de volar, aunque con muchas ganas de correr. Quizás algún día te pueda decir algo coherente, pero hoy no puedo.

Megapili dijo...

Nuria, a ver ¿qué te pasa, blancaflor? ¿qué me estás contando? antonia, tú escribes que te cagas y tienes un enooooorme mundo interior que ya quisiera yo pa mí, así que déjate de chorrás que un día sin inspiración lo tenemos todos (y si no mira cuánto me tiro yo sin actualizar) y ná de esconder la cabeza como un avestruz y milongas varias, porque pa lo que tú eres (y eso que te conozco pokito) te va a hacer esconder la cabeza kien yo me sé porque cualkiera te planta cara, guapa. xDD
Un beso y sal de ese bache ;)