Traductor/Translate

jueves, 14 de junio de 2007

Ámame siempre porque hoy me he despertado con la angustia del vacío. No olvides dedicarme al menos una vez al día, una de tus maravillosas sonrisas que elevan mi felicidad al estado de lucidez. Frena esos miedos que irrumpen de vez en cuando en las postales del destino, no son más que duendes grotescos que no pueden hacer más que señalar y ver cómo dudamos. Nunca nos tocarán.
Si al final del día me acoges entre tus brazos prometo darte la paz que el más sosegado infinito perdió en el olvido cuando dijo de escapar del tiempo. Aún cree que lo conseguirá...
Si te parece, voy a tirar las maletas llenas de cosas sin sentido y su espacio será hermoso aun quedando vacío. De momento no puedo hacer nada por enseñarte cómo es el mundo desde mis pupilas negras, como negro es el túnel del lugar en donde perdí la fe en lo enseñado. Fracasar no fue suficiente para las estrellas que mueren a miles de años luz de aquí y aun te inclinas de manera arrogante y haces un paréntesis intentando rescatar pequeñas palabras que hicieran más fáciles los besos y las manos, los abrazos y miradas y no ves que ya es necesario mucho más. No lo ves...
Siempre pienso que los milagros volverán si los acojo entre mis dientes... A partir de ahora me olvidaré de estrangular los recuerdos que me aportaron algo de satisfacción y miraré por la ventana los cadáveres de gente anónima deambulando en su propia penitencia que tanto me recuerdan a los despojos que una vez fuimos. Hoy no hay nadie que consiga hacerme dudar del rencor acumulado hacia tus estribos, así que vomita esa cruz que te has tragado en busca de su protección o seré yo quien te la arranque del estómago. Muchos otros se ahogan en la sangre del retrete pero yo juraría que es porque nadie se ha preguntado el por qué de tu vulgar existencia. Yo te digo que me abraces y me oprimas el pecho hasta morderte para escapar de mi propia muerte.
No eres lo suficientemente fuerte para enfrentarte a mi parte más frágil. Te asusta mi presencia oscura y mis ojos te confunden. Morirías en mis brazos sólo con rasgar tu pecho con mi lengua y te horroriza pensar que no puedas escapar de los cuchillos que vibran en mi boca. Te seduce y te atemoriza que puedas ser mi esclavo.
A veces pienso que es tan sólo un sueño...

1 comentario:

Geo Ramirez dijo...

Jorl, creo que no e elegido el post mas indicado para un reencuentro pero, que narices, Wenas!

Lo primero que e pensado al ver tu careto es: Me debes una pulsera!!!!!!


Bueno, que te vaya todo bien, y a ver si nos comentamos mas a menudo, por lo pronto te voy linkeando en mi blog